Media

 

INTRO

Habrá que ver si lo fantasmagórico es lo muerto o es otra cosa. Hay ciertas cosas que no pueden explicarse y si se lo hace, se pierde algo. Este trabajo es un homenaje  a un fantasma que una vez conocí y gracias al cuál escribí un libro. Porque hay cosas que no tienen nombre y la única forma de hacerlas existir es preguntarse: ¿ eso que nombre tiene?. 

ACERCA DE LA OBRA

Con la significación según el diccionario: una apertura en un muro para dar espacio al aire y a la luz, comienza la labor compositiva. Este trabajo intenta cuestionarse acerca de los fragmentos, recortes de vida, situaciones que se dejan ver a través de un marco. El cuerpo como una ventana y la mirada del otro como un posibilidad para ingresar él.
Más allá del estudio actual que se pueda hacer en cuanto a lo arquitectónico, simbólico y virtual, la materia ventana resulta desde sus orígenes una necesidad vital del ser humano, un foco que lo conecta con una realidad atmosférica y sensorial. Allí radica, según esta búsqueda, la llave para ver el mundo y abrirse a él.


DETRÁS DE UNA VENTANA


Una intérprete busca traducir en escenas un libro de hace siete años atrás. Una casa parlante que cobra forma en el recuerdo. Textos que invocan laberintos donde será la escena la encargada de cuestionar el misterio del tiempo lineal. Un espectador-lector que es convidado con preguntas del pasado que tal vez sean reveladas con una lectura del futuro. Una habitación parlante que cobra forma en el recuerdo. Cuatro estaciones habitadas por algunos objetos movedizos. Una apertura en un muro para dar espacio a un fantasma.

El libro se escribe en el 2012 y la pieza comienza su proceso de investigación en el 2019. Tanto el libro como la obra toman la presencia de Norma Carino: una escritora romana emigrada en la década del 70 a la capital de Argentina.

 



 

Con el apoyo de: